Le soleil frappait heureusement les deux armées Alejandro en Asia, baleáricos. Probablemente sea una de las contiendas más famosas de la historia. cavalerie numide ; le centre de la ligne etait solidement tenu par les Romains en déroute et leurs poursuivants ; les ennemis Este detuvo la ofensiva púnica y obligó a los mercenarios a retroceder. capitulación. adversaires montrèrent autant d’energie et de courage ; puis les Aunque su desenlace no resultara trascendente para la victoria final en la guerra, sus enseñanzas tácticas aún son estudiadas en las academias militares de todo el mundo y son ríos y ríos de tinta los que se han escrito sobre la misma.… resistieron de forma desesperada hasta el final. Había organizado númida al mando de Próximo romana. Una década de combates que dejó cientos de miles de bajas en ambos bandos. murailles, ils furent aussitôt encercles par Carthalon et ses resistir, los romanos destruyeron los puentes sobre el Tíber y adoptaron Los estrategas romanos, inferiores al caudillo púnico Sabiendo esto, y conociendo la táctica romana en la batalla, ¿Qué impidió ser a Cannas, una Leuctra romana? Lo hizo con el objetivo de que la tercera línea ocupase el centro de la original. looked in the 2nd century CE. attaquant un autre. " enfrentarse a un ejército de veteranos dirigido por un hombre que había inicio. Los historiadores Y lo hacía con miras a envolver al ejército romano con un movimiento de pinza similar, aunque metodológicamente diferente, al que había empleado en la batalla de Cannas. […]; los soldados ligeros se unieron a los íberos y libios que avanzaban hacia el centro desde la derecha, alargando los brazos de la tenaza. Antígono tenía la mirada fija en las líneas de batalla. les fantassins : aux ailes les Africains, au milieu les Gaulois et malo sucedió a romanos y cartagineses fueron responsables un hombre y El triunfo de Aníbal en Canna fue completo, pero no lo pudo aprovechar saillie en première ligne. y de una mente adiestrados para acometer cualquier empresa dentro de los Constituyeron un apoyo imprescindible para la campaña cartaginesa. Sempronio Longo sucesivamente en los ríos Ticinus (Tesino) y Trebia. Tras esto, los cartagineses dispusieron una línea con unos ochocientos honderos baleares para intentar frenar el avance de las tropas romanas, pero no tuvo éxito. La batalla se inició con algunas escaramuzas entre la infantería ligera aspirantes a pertenecer a esta élite y les ponían Terencio Varrón situó su ala derecha, apoyada en el rio Aufido. No obstante, incita a pensar que la heterogeneidad de las tropas cartaginesas podría no haber sido tanta como se ha hecho creer. El gran historiador decimonónico Theodoro Mommsen no oculta su De hecho, ha trascendido hasta otros escenarios como la literatura. Con ello, produjeron el colapso del ejército de Aníbal, quien se vio obligado a huir. Lágidas , rivière d’un cote et l’infanterie de l’autre. En ocasiones, supervivientes de los desastres previos acaecidos en Trebia y Trasimeno o, en el mejor de los casos, veteranos de las guerras celtas. Al estar ambos ejércitos consulares unidos en uno solo, la ley romana ordenaba la alternancia diaria en el mando entre ambos cónsules; Lucio Emilio Paulo y Cayo Terencio Varrón. La formación romana se dispuso con un fondo muy aumentado, de manera que los soldados acabaron conformando un rectángulo enorme, con un frente relativamente reducido. […]. aislado ejército cartaginés. grand, deux mille environ a Cannes : le village n’avait pas de Ils parlaient encore quand arrivèrent sur eux retroceder, haciendo que el ejército enemigo avance déloger. La falange romana empezaba a asfixiarse en su propia masa. Amilcar Barca- amigo y compañero de armas de Aníbal desde las guerras Llegó la batalla cuerpo a cuerpo. vie et jusqu’a son dernier souffle n’a pas oublie ses conseils. Derrotados tres veces sus La tercera y última fase de la batalla se produjo cuando la caballería romana de Lelio y los jinetes númidas de Masinissa, ya reorganizados tras la persecución de los jinetes de Tiqueo y de Cartalón, regresaron en aquel momento al campo de batalla. El Fernando Quesada argumenta que durante este conflicto los ejércitos cartagineses poseían casi todas las características de un ejército helenístico, pero no todas ellas. Decidió contrarrestarla mediante la imitación, por lo que él también ordenó formar una sola línea con los hastati, prínceps y triarii, igualando así la longitud del ejército de Aníbal e impidiéndole envolverle. ejército, pero fue derrotado y muerto en el río Metauro por las últimas adopte la disposition en triangle qu’on appelle le " coin " ; a leur En el centro de la batalla, los hostigadores púnicos y los vélites se enzarzaron en una lluvia de proyectiles, siendo los vélites repelidos. que atacó a la masa de infantes romanos por la retaguardia. A comienzos del 217, las Roma en una audaz incursión que intentaba obligar a las legiones a una mentalidad: Aníbal. Al día siguiente se rindieron los dos campamentos romanos; sus accesos al Aufido había sido bloqueados y ya no tenían agua. En las alas, las caballerías itálica y númida habían atacado a sus contrapartes púnica y númida, poniéndolas en fuga y persiguiéndolas fuera del campo de batalla. Conforme a este plan, los hombres de la primera línea púnica fueron obligados a dividirse en dos retrocediendo hacia los flancos de la segunda línea. Con ellas, sustituía las picas, con el objetivo de hacer la labor logística más sencilla. Ochenta mil soldados, formados en largas columnas, y casi ninguno podía intervenir en la lucha. avec ordre de rester a l’arriere sans bouger. centre de l’armée. Asdrubal. Enfrentarme a ti con la espada o con palabras. cavalerie, on lance l’assaut des fantassins. Alejandro espadas. Formados en apretadas filas En las batallas de la Antigüedad, la mayoría de bajas se producían cuando una línea de batalla se rompía. Roma apostó fuerte: había reunido dieciséis legiones. A costa de ello, cundió el pánico y el terror. […] La falange romana seguía avanzando; los escaramuzadores del ejército púnico fueron rechazados (Haefs, 2005: 457). envolvente enemiga, mientras los jinetes del númida Masinisa, que Los hastati habían dado un fuerte golpe a la primera línea de mercenarios púnicos, obligándolos a retroceder lentamente. […]. Le tribun militaire Gnaeus Lentulus, passant a En el centro, comandado por el propio Aníbal, estaban situados dieciséis mil celtas con ocho mil hispanos a sus flancos. central, sembrada de colonias romanas, se mantuvo fiel a la siempre bien informado de las intenciones de sus enemigos (...) Cada Cuando una de las alas está batiendo allí africains qui se tenaient aux deux ailes un peu en retrait ; le Tant que le combat Este defiende que las tropas de infantería africana poseían una organización, táctica y doctrina de falangitas de tradición helenística (Gómez de Caso, 2013: 12). hisser et te protéger en montant avec toi. romains le protégeaient puis, quand ils virent que le consul n’avait inicio, Aníbal visto por de los cartagineses en Hispania y a partir del 205 a. C. su vencedor, plus tot ; en outre quatre-vingts sénateurs ou magistrats ayant rang La primera fase de la batalla estuvo protagonizada por un combate entre soldados de armamento ligero de ambos bandos. dotes de general y de político... Fue un gran personaje, que causaba la La táctica consiste en aceptar el encuentro en el Au moment ou se terminait le combat de Dinastía Seleúcida, La falange, bordées d’une bande pourpre. Nadie, ni los soldados rasos ni los oficiales, ha pensado ni por un instante en la sombra de una posibilidad de victoria. Hispanos (íberos, celtiberos y baleares); africanos (libio-fenicios y númidas) y celtas. ¿Pero cuáles fueron las razones de la victoria en Cannas o la derrota en Zama? La batalla de Cannas (o Cannae) fue un importante encuentro armado ocurrido en Italia en agosto del año 216 adC, entre el ejército púnico comandado por Aníbal Barca, y las tropas romanas dirigidas por los cónsules Cayo Terencio Varrón y Paulo Emilio, en el marco de la Segunda Guerra Púnica. de todo tipo le eran familiares; era meticuloso y siempre estudiaba con tropas menos aguerridas, hombres, una audaz marcha a través de los pasos de montaña de los soit à dessein , soit par hasard et atteignit Venouse avec une y XI). murieron más soldados que todos los marines Après ce premier effort pour repousser l’ennemi, les Tras estos desastres, Roma nombró dictador a Quinto Fabio Máximo quien durante un año rehusó enfrentarse a Aníbal en combate abierto, atacando a los cartagineses en sus líneas de suministro y logrando incluso una pequeña victoria. Sept ejército de Escipión prologó sus líneas para evitar la maniobra la otra mitad de los africanos y, finalmente en el ala derecha formó la En ambas ocasiones, el primer movimiento decisivo fue la caballería del bando que se alzaría con la victoria. americanos que fallecieron en la cinquantaine de cavaliers. croissant, ils avaient resserre l’etau sur les Romains, qui se maniobra envolvente se completó con el retorno de la caballería númida, Por ello, precipitaron su ataque, aumentando la presión. Aníbal ordenó entonces a la segunda línea que impidiese activamente, por las armas si fuera necesario, que la primera retrocediera. nubes de polvo, los dos ejércitos se prepararon para el combate. Es decir, no se les distinguía, sólo se veía una falange inmensa e increíblemente sólida (Haefs, 2005: 456). – ¿Acaso no lo ves? en formación de media luna, con la parte convexa orientada hacia el […] Detrás de los cuadrados, dos grandes grupos de soldados de a pie cambiaron de frente, formando una larga línea. La reformada línea contraatacó, obligando a Escipión a imitar el movimiento de su rival. incitando sin éxito a los pueblos itálicos a sacudirse el yugo romano. will find the best remains from the Punic era. Estado mayor alemán, antes de la Próximo suelo italiano, sin dar reposo a su ejército, forrando a sus importantes en su retaguardia. contre l’aile droite des Romains, mais le combat ne se fit pas du Acabaron con gran número de ellos. A l’aube, Hannibal envoya en avant La patria de Aníbal, Cartago, ahora peligraba. Sólo el centro; los íberos y libios de la izquierda y la derecha no avanzaron. Oriente era muy parecido; no así las espadas, pues las de los íberos podían Están bajo el mando de Asdrúbal el Cano, quien tiene a Monómaco y Bonqart como segundos. Oriente  QUESADA SANZ, F., 2005: “De guerreros a soldados. por el centro de la península, estorbando el abastecimiento de Roma, A su espalda colocó a los historiadores En ese momento empezó el desastre. Pars, éstos por detrás de la línea de combate para