La verdad es que fueron muy amables pero, dado que yo me quejé de nuestra desaparición de la guía, tuvieron que darnos explicaciones. su liderazgo y va creando una escuela nacional e internacional de excelencia gastronómica Hans y Marketta Schilling decidían retirarse y la oportunidad de hacerse con elBulli era irrechazable para Adrià y Soler. Esa fue la primera vez en aquel espacio de Francis Paniego, chef del restaurante El Portal de Echaurren. Pero sí es verdad que la cocina de entonces solo podía ser de una manera determinada, había cosas que no se cuestionaban y en elBulli se lo cuestionaban todo, se hacían preguntas que yo jamás me habría hecho. Cambiando de año, llegaron nuevos reconocimientos. Consulte nuestra, elBulliarchive. «Así que constituimos con Juli Soler una sociedad y, a partir de entonces, decidimos coger las riendas directamente del restaurante». Eso fue lo mejor, a partir de ahí, la historia es la que es». Él vivía habitualmente en Alemania, no escatimaba en salir a comer o cenar y la gastronomía le perdía. 1 de abril. En esos seis meses de cierre, el Bulli diseña y ensaya sus Y, sin duda, cree que el restaurante y su chef fueron también puntos de inflexión para la culinaria global: «Si no es por elBulli y por Ferran Adrià, la cocina moderna no se entendería de la misma manera. Para cuando llegaron las tres estrellas de la Michelin en 1997, solo atesoradas hasta entonces en España por Arzak y El Racó de Can Fabes, el restaurante estaba en boca de todos. Gambas al natural. Curiosamente, ese mismo día tuve otra oferta, la de trabajar en un nuevo restaurante L’Antull, de la familia Perelló, situado junto a La Sirena. El BulliSímbolo del restaurante: un bulldog.El Bulli fue un restaurante de España. Hay bastante consenso en situar al El Bulli como el mejor restaurante del mundo. Y gracias a la intermediación del doctor Schilling tuvieron la oportunidad de realizar stages en importantes casas francesas durante el año 1985. Estar al frente de la partida, ser el responsable de gestionar la salida exitosa de los platos encomendados y de reportar directamente al jefe de cocina, a Jean-Paul Vinay, le pusieron frente a frente con el ritmo, la seriedad y el rigor que impone una cocina de tal envergadura. ¿Pero cómo fue? Mit einem 50-Gänge-Menü hat sich Starkoch Ferran Adrià am Samstag von Freunden und Mitarbeitern verabschiedet. Más tiempo para descansar y, esencialmente, crear. ¿Cómo podía ser que para llegar a un restaurante que, según Fermí, era de gran categoría, no hubiera otra ruta que aquel auténtico camino de cabras? La recién estrenada guía Lo mejor de la gastronomía del crítico Rafael García Santos otorgaba un 9,75 siendo la mayor nota dada hasta el día de hoy. creaciones y actividad investigadora. Reafirmándose y ensanchando un pronunciamiento hecho cuatro años antes, señaló a Ferran Adrià como el mejor cocinero del mundo y su particular heredero. Y la cocina, con el tiempo, se fue afrancesando hasta llegar el año 1975, cuando el chef Jean-Louis Neichel se hizo cargo de los fogones. (en temporada, a partir Se marchó el chef helvético y llegaron otros. Era increíble…. para disfrutar cómodamente de la cocina del Bulli. El Bulli no tiene una lista El chef catalán ha anunciado la reapertura de El Bulli pero no como un restaurante si no como un centro de investigación y experimentación donde poder divulgar todo lo estudiado estos ocho años. y liderazgo. Cuando nos preguntaron para qué día, respondí: «Estamos delante de la puerta». Horario: «Para su conocimiento y en efecto le participo que la Comisión municipal Permanente de este Ayuntamiento, en sesión celebrada en el día de ayer, acordó acceder a lo solicitado por Vd. tanto, hablar de El Bulli es referirse a muchas cosas. Gracias al trabajo de documentación que se hacía en los inicios y especialmente se llevó a cabo en los últimos años, se conservan minutas como una de 1982 con «El menú favorito de “El Bulli”» con siete pasos. con nuevos desarrollos e ideas, a partir de cambios relevantes en las técnicas Solamente un año antes, en 2004, entraba como jefe de una de las partidas el chef Paco Morales, artífice del sorprendente Noor. Hay bastante consenso en ¿La razón? encapsulación, liofilización... En el Bulli, no hay que entrar Quiso entonces visitar la cocina y el resto de instalaciones, y charlamos un buen rato. Brillaron. y Albert Rourich, está formado por: Juli Soler, Lluis García y Lluís El Bulli, propiedad del cocinero español Ferran Adrià y situado cerca de la localidad gerundense de Rosas, es por segundo año consecutivo el mejor restaurante del … eléctrica "Ceilman Button". Nuevos horizontes, renovadas ambiciones y un buen hacer que desembocaron en 1976 con la concesión de una primera estrella Michelin. La Escuela Les aclaré que quería comenzar una nueva época, y me prometieron que seguirían de cerca la marcha del establecimiento. Yo la conocía de antes, cuando una vez fui a comer a El Bulli con Sílvia. En 1997 El Bulli consiguió su tercera estrella Michelin, que reconocía su dedicación, creatividad y su carácter excepcional. Por de espera pero sugiere revisar si se produce alguna cancelación en el momento técnica del humo, técnica del destilado (Joan Roca), técnica E-mail: bulli@elbulli.com Fax: +34 972 15 07 17 «En seguida me entendí bien con Juli Soler, y ya quedamos que cuando acabara el servicio militar iría a verlo para trabajar en Cala Montjoi». gelatinas calientes después... Ningún otro restaurante cuenta con tanta información sobre lo que ha salido de sus cocinas porque en ningún otro se ha creado tanto y aportado tantas técnicas, conceptos e ideas como en El Bulli. Adrià. Un proyecto que se terminará extendiendo hasta dar a luz al esperado elBulli1846. Distinción que se sumaba a la idéntica obtenida en 2002, cuando la lista no era la clasificación internacional de referencia que es hoy en día, pero ya señalaba a los mejores del mundo. Hay ya un acervo acumulado de conocimientos ha convertido en algo casi imposible. Platos circunscritos a la nouvelle cuisine «con toques de influencia lionesa» —porque el cocinero era natural de esta ciudad francesa— y del estilo propio de un colega, Michel Guérard, con el cual había trabajado previamente. Un proyecto restaurador que ya podía llamarse restaurante y del cual tomó las riendas un profesional, el primer cocinero que ofició en el más primitivo antecedente de elBulli: el suizo Otto Müller. con su jugo de raviolis de manteca. «Una barraca de chamizo que sirvió de lugar de encuentro de bañistas y submarinistas», recuerda la sempiterna web del restaurante, y que sería conocido como «el bar alemán». Traspasar los límites todavía más con el trabajo que realizaron primero en la propia cocina de elBulli, más tarde en la del restaurante Talaia del Puerto Olímpico de Barcelona, que asesoraban, y finalmente en su propio taller culinario. y en los principios. variaciones en cada temporada anual. Llegó a la repostería Albert Adrià, hermano de Ferran, y también se sumaron nombres recordados como los de Xavi Sagristà y Lluís Biosca. de confirmar todas las reservas una semana antes. Hay auténticos hitos en sus creaciones: Caipirinha-nitro con concentrado «Nunca había visto o leído que un restaurante influenciase tanto y a tantos cocineros en todo el mundo», cuenta por su lado Albert Raurich. Ese año sería el del comienzo certero de su trayectoria profesional como cocinero. Con este entreno, esperamos la visita del año siguiente para pedirle que nos dieran dos. «Con Christian habíamos seguido haciendo en cierto modo el recetario de Jean-Paul Vinnay, proponiendo ciertamente nuevas recetas, pero siempre eran adaptaciones de recetas de la nouvelle cuisine, fuertemente inspiradas en elaboraciones de los cocineros franceses», afirma el catalán. La libertad y el cuestionamiento continuo. Platos recomendados. Primero llegó la adquisición de la parcela. tutela de Eduard Roigé. En un nuevo espacio, situado en Barcelona, donde se trabajaría bajo el lema «comer conocimiento para alimentar la creatividad». y ensayo que casi se aproxima al método científico. El tercer acto. «No solo han sido las técnicas o conceptos o platos que se han hecho ahí, no, ha sido el romper barreras y popularizar la alta cocina, romper la barrera de los tabús y adoctrinamientos y permitir, a la vez que se legitimaba, la libertad de pensamiento y obra en la cocina. Una ardua labor de investigación La oferta del establecimiento presentaba pollos asados, pescados a la parrilla o piernas de cordero. Todo tiende a la mayor excelencia, innovación nuevas dimensiones, nuevos sentidos con los que impactar la sensualidad humana. Un centro de investigación en el que también tendrán cabida artistas y científicos para apoyar el proceso creativo en torno a la culinaria. Sobre elBulli, entonces, se posaron todos los focos. ante el primero de la historia: "el mayor genio de todos los Montjoi. «Descubrí el significado de la palabra libertad. Juli Soler recibió el Premio Nacional de Gastronomía al mejor jefe de sala y Ferran, un año más tarde, el de mejor cocinero. Por ejemplo, el restaurante se encuentra de nitrógeno líquido (Dani García), técnica de esterificación, Es el cuarto acto. The restaurant had the highest guia michelin score, with three stars was considered 5 times the best restaurant of thr world in the prestigious publication "The … «Eran cursos de dos o tres días, en los que un grupo muy reducido trabajamos codo a codo con Ferran, que nos iba explicando todo lo que hacían en aquel momento, nos hablaban sobre su filosofía…». Al mismo tiempo, y para apoyar todavía más el nuevo rumbo, se amplió la época de cierre de dos a cinco meses. Del restaurante a la fundación. «Entré en elBulli como stager la temporada 1997 y me fui sobre el febrero del 2008, ¡¡11 años!!». Tras una retrospectiva en la propuesta culinaria de 2002 y la gran proyección internacional del chef y el restaurante a través de apariciones en medios como The New York Times, Le Monde y Time, la relación entre su coquinaria se estrecha en los años venideros con la creación del departamento científico en elBullitaller y la creación de la Fundación Alicia, dedicada a la investigación científico-alimentaria. Cada año el artista se supera a sí mismo. La máxima Y en 2009 llegaba el cuarto nombramiento consecutivo. del Bulli se extiende de forma directa e indirecta por todo el mundo. Al menos de la mía. En 1994 Ferran Adrià y su equipo decidieron profesionalizar el proceso creativo, crearon el equipo creativo y dieron forma a lo que llamaron la partida de desarrollo, pensada para dar a luz ideas que más tarde podrían aplicarse en la cocina del día a día del establecimiento. De una humilde construcción hecha por un cordobés afincado en aquella misma costa, un hombre llamado José Lozano, a una construcción más consolidada. Recuerda cómo en 1981, tras formarse con la ayuda de Hans Schilling de visita en los mejores restaurantes de Francia, Bélgica y Alemania, se enteró de que habían desaparecido de la guía Michelin. Poco después de la edificación de su hogar, a apenas cien metros del futuro restaurante, en el que de vez en cuando organizaban parrilladas al aire libre. El de Hospitalet de Llobregat prestaba su servicio militar desde mediados del año anterior en Cartagena, en la armada, y siguiendo la sugerencia de un compañero de filas quiso aprovechar su mes de permiso realizando una pasantía en un restaurante para él desconocido: elBulli. Tenemos la suerte de tener viva a la persona que ha cambiado la historia de la gastronomía». Un renacimiento de aquella gran casa, con su esencia llevada al límite. sólo cenas. No reniego de ello, porque esa base me ha dado todo lo que ahora tengo. Las pasantías sirvieron para afianzar conceptos e incorporar otros. y sofisticadas se acrecientan en un abanico de posibilidades inmensas para cocina Siete de los cuales, además, fue jefe de cocina. En lugar de vajillas y cuberterías, decoro las estanterías de ese cuarto con conservas, sales, especias, latas deli, botellas y tesoros varios que hacen de una despensa y una bodega el rincón favorito de la casa. De hecho este consenso crece aun más si se trata de designar el mejor cocinero del mundo actualmente: Ferrán en Adriá, le ha permitido ir más allá de crear una identidad de Maximin "Creatividad es no copiar" que influyó tanto En un texto titulado «Un rockero en Montoi», Juli Soler, la otra alma de elBulli, socio, director de la casa y el responsable de la llegada de Ferran Adrià, contaba: A fines de diciembre vine a pasar unos días a casa de una amiga, Sílvia, propietaria del Barbarossa. En 1998, sin saberlo, el virtuoso culinario había desencadenado la proliferación de los bares de tapas modernos con la publicación entonces del libro Las 50 nuevas tapas de Ferran Adrià, distribuido junto a la revista Woman. Médula de atún con soja. La revolución gastronómica de la cocina a nivel mundial, empezó en esa casa». Desde aquel coqueteo con una gastronomía más elaborada, el restaurante fue in crescendo. Desde aquel coqueteo con una gastronomía más elaborada, el restaurante fue in crescendo. Al mismo tiempo, durante más de tres lustros, la cocina iniciada en 1990 se fue consolidando hasta poder ser explicada claramente, al margen de platos concretos. When Ferran Adrià announced in 2011 that he would close El Bulli for good, the food world went into a state of paralysis. Cada otoño, de vuelta en Roses, traía consigo nuevas ideas, utensilios para su equipo de cocina e incluso productos poco vistos en estas latitudes. Entonces también comenzaron a asesorar otros restaurantes, como la Hacienda Benazuza. Un cliente, en uno de sus numerosos días de aforo completo, se lo contó. La ordenación de toda su creación, desde los inicios. Los cinco actos, bautizados así por el maestro, que configuran su carrera allí: «el stage de 1983, la entrada en plantilla a finales de marzo de 1984, el ascenso a jefe de cocina junto a Christian Lutaud en octubre de 1984, mi responsabilidad en solitario como chef en marzo de 1987 y la constitución de la sociedad junto a Juli en 1990». No fue cosa de Ferran Adrià. Todas las noticias sobre El Bulli publicadas en EL PAÍS. +34 972 15 04 57 Un planteamiento al que se sumaban hortalizas de payés y los notables mariscos y pescados del Mediterráneo. Ñoquis de patata No hay nada más grande en cuanto a pensamiento». tiempos". Como dice la cabeza pensante de El Portal de Echaurren, «nunca estaremos suficientemente agradecidos a Ferran a su equipo lo que han hecho por la cocina, desde luego solo queda dar las gracias». Ese mismo año, por primera vez, elBulli sería designado mejor restaurante del mundo por The World’s 50 Best Restaurants. La experiencia que vivió descubriendo la alta cocina, de la cual era complemente ajeno, fue tan provechosa para él y el restaurante que convinieron su vuelta en marzo del mes siguiente como jefe de partida. Un espacio gastronómico que se ubicará en cala Montjoi, donde estuvo el restaurante, y donde un gran equipo de personas trabajará durante seis meses al año en creatividad aplicada a la gastronomía. En realidad, pensaban que el restaurante había cerrado para siempre. Y un año más tarde, en el 96, recibieron el apoyo de un grande entre grandes, el del francés Joël Robuchon. Afortunadamente para la historia de la gastronomía mundial, aquello sucedió. Información, novedades y última hora sobre El Bulli. El efecto que le produjo fue inmediato. La «hazienda» El Bulli con apartamentos, bar y grill-room, tal y como aparece en las cartas anteriores al 75, iba fraguándose con éxito. En septiembre de aquel año, Paniego volvería. «Yo ya tenía muchas responsabilidades en mi casa y no me podía escapar más tiempo», recuerda con nosotros, «así que me escapé ese mes». De la mano de la creación de Michel Bras, en la que encontraron sensibilidad, mundo natural y respeto al producto, y la de Pierre Gagnaire, de la que aprendieron que «todo es posible». Aprovecharon los flojos meses de octubre, noviembre, diciembre y enero para trabajarse las responsabilidades que se les avecinaban. provocación, excentricidad y radicalidad, la cocina de Ferrán Adriá Ese mismo año, por primera vez, elBulli sería designado mejor restaurante del mundo por The World’s 50 Best Restaurants. Marchándonos hasta el 1983, situándonos en pleno verano y transportándonos a la cocina del restaurante, encontraríamos a un Ferran Adrià recién llegado a aquellos fogones. sorbetes salados, para continuar con las espumas al año siguiente, las Muchas de las recetas de elBulli pueden ser susceptibles de producirse En 2007, repetiría. Creación sin fin. Aquello eran palabras mayores. Y lo del Bulli y Ferrán no es coyuntural. Aquel año fue el de la llegada de un más que joven Albert Raurich, hoy responsable del barcelonés Dos Palillos. Y una visita a un restaurante, la que realizaron al Currito de Madrid, terminó dando lugar a uno de los emblemas de elBulli y de la cocina de Adrià: su pichón de perdiz deshuesado en escabeche. Foto de Francesc Guillamet Ferran, Las 5 mejores hamburguesas gourmet de España, Las 5 mejores hamburguesas gourmet de Valencia, Las 22 mejores cervezas del mundo de 2020 según los World Beer Awards, Goshua: 60 años de postres con leche fresca del Pirineo, Arriaca, cuatro años dando la lata en la cerveza artesanal española, Los mejores restaurantes europeos de 2020 por OAD, Goshua: la importancia del saber hacer en los postres, Hermandad Gastró, la gastronomía se une frente a la crisis del coronavirus, Cómo disfrutar del vino desde el salón de tu casa, Skina, el paisaje andaluz esbozado en Marbella. Un discurso certero, con detalles y concreciones, que sintetizan un estilo que con el tiempo muchos otros han ido incorporando. Se habían centrado en examinar el recetario más clásico y aquello que se hacía al otro lado de los Pirineos, y ponían sobre la mesa platos como el racimo de tomate y buey de mar, la ensalada de bogavante de Georges Blanc, el civet de cigalas de Roses, el escabeche de salmonetes al minuto de Troisgros o las vieiras rellenas de trufa de Olot con panceta y col de Bruselas. Y se abrió, sí, en canal, de par en par, a través del estudio de su cocina. situar al El Bulli como el mejor restaurante del mundo. Libertad absoluta, sin límites ni aprobaciones mediantes. Er hat es richtig krachen lassen. y el Bulli han fulminado los principios inamovibles de la cocina y le ha proporcionado en instancia de fecha 3 de los corrientes relativa a la instalación de un “Mini-Golf” en la propiedad de D. Juan Schilling, en Cala Montjoy, previo pago de los derechos municipales correspondientes». Llegó el año 1990. Su colega se marchaba para montar un restaurante propio en la alicantina Jávea. Francesc Guillamet Ferran, Cesión de Albert Raurich. Y el de la recuperación de las dos estrellas Michelin, prácticamente una década más tarde, y el reconocimiento de instituciones como la Academia Nacional de Gastronomía. Ver: www.elbullicatering.com, Significado de los sueños más frecuentes, Cala Tel. Noticias gastronómicas y actualidadLa historia de elBulli. Pero la suma de técnicas novedosas Esta es la anécdota escrita por el mismo Juli Soler: Al cabo de un mes, un señor que comía solo pidió la factura, pagó, y luego dijo: "Hola, a ver, no me pegue, soy inspector de la Michelin". «Cuando llegué venía de ser jefe de cocina de uno de los restaurantes con más éxito en cocina de mercado de la Barcelona posolímpica y al llegar me di cuenta de que no sabía nada, lo sospechaba, pero ahí lo certifiqué», Por eso, dice, «los 11 años en elBulli es como hacer una carrera universitaria de 5 años y seis másteres seguidos». por ejemplo en Madrid, a través de La Broche (Sergi Arola), La que se convierten en un homenaje al propio comensal. Desde ese recóndito espacio donde se cuece todo previamente. elBulli ha sido capaz de hacer 1.846 platos y después decirte y demostrarte que todo está por hacer. a mayor escala. Más de un centenar de creaciones o La «hazienda» El Bulli con apartamentos, bar y grill-room, tal y como aparece en las cartas anteriores al 75, iba fraguándose con éxito. Con todo, elBulli estaba preparado para escribir las páginas más doradas de su historia metafóricamente hablando. Cada año revalida Sin embargo, dada la popularidad que con el tiempo fue ganándose la zona entre submarinistas, de un día para otro terminó convertido en chiringuito. Fue una situación que encajó de forma sobresaliente y que en gran medida propició que a la salida del chef titular, en octubre del mismo año, fuese aupado al cargo de la cocina junto a Christian Lutaud, como recuerda con nosotros: Juli pensó en sustituirlo fichando a un chef con experiencia, ya que en elBulli había ya un estándar de calidad elevado. En 2008, también; un año en que vio la luz el libro A day at elBulli, una ampliación y revisión de Un día en Bulli. Menú degustación. La construcción de un aparcamiento y la adecuación del jardín en el 91, la reforma de la terraza en el 92 y la construcción de una nueva cocina, acorde con el proyecto que se planteaban, en el 93. Efectivamente, elBulli era uno de los pocos restaurantes españoles que contaba con dos estrellas en la guía Michelin, en un momento en el que en nuestro país no había ningún establecimiento con la máxima puntuación. Con el lema "Adrià al alcance de muchos". El equipo actual del Bulli, aparte de por Ferrán Adrià de las 15.00 horas). La deshuesaron y la presentaron de una forma elegante. «No solo por su trabajo que ha sido descomunal y único, sino por lo que ha significado para el resto del mundo. Ante la incertidumbre que rodeaba la continuidad de la casa, me ofrecieron el puesto de director. La mítica Gault & Millau, la que auspició la nouvelle cuisine, situaba al espacio de Roses a la altura de las mejores casas francesas. His ground-breaking restaurant, located in Roses, Spain, had changed the future course of gastronomy, giving birth to revolutionary techniques such as foams and spherification, and creating dishes that sparked many copycats, like the famous liquid olive. La década continúa con obras en las instalaciones. «La primera vez que fui, participe en unos cursos que organizaba El Bulli durante el mes de noviembre de 1993, cuando cerraban por vacaciones», afirma. Y … y saberes gastronómicos impresionantes desde 1993, con aquellos incipientes Trabajó en varias partidas del restaurante, encargándose de diferentes tareas y aquello «fue maravilloso, increíble… después de ese periodo nada volvió a ser igual». Si no se hubiesen hecho con un pedazo de tierra para disfrutar del benigno clima de Roses, en un entorno tan distinto al suyo, probablemente hoy no hablaríamos del que fue el mejor restaurante del mundo. directo de Hacienda Benazuza, en Sevilla. Marketta me explicó que al año siguiente renovarían la brigada, ya que Jean-Louis Neichel, chef y director, pensaba irse a Barcelona. Si uno conoce la historia de elBulli, puede intuir que sí. cookie, implican el consentimiento para su uso. El Bulli is undoubtedly the most controversial and experimental restaurant in the world that receives up to 1,000,000 reservation requests a year, where only 8,000 lucky ones get a table.. Ferran Adrià – the chef who earned El Bulli it's worldwide fame is one of the most famous people in Spain and has been acclaimed to be the best chef in the world. Estuvo abierto entre 1962 y julio de 2011, y fue conocidointernacionalmente … LinkedIn emplea cookies para mejorar la funcionalidad y el rendimiento de nuestro sitio web, así como para ofrecer publicidad relevante. Comenzaba, entonces, la particular obra dramática de su vida profesional. las elaboraciones imposibles. La capacidad de crear y reinventar la cocina, ni más La decisión de colocarlo como primer chef, relegando a Yves Kramer, el jefe de cocina hasta entonces como segundo, fue de lo más acertada. Lo más importante del año 1987 fue que, tras una conferencia a la que asistimos del chef Jacques Maximin, que nos dijo su famosa frase «Crear es no copiar», decidimos no volver a hacer versiones, y sí creaciones propias. Según las voces más especializadas, estamos Una cocina a dos manos que concluiría recién estrenado el 1987: «En un momento dado, en marzo de 1987, Christian Lutaud expresó sus deseos de empezar nuevas aventuras en el mundo de la cocina, y me quedé como chef en solitario en elBulli». sobre Ferrán Adrià en Amazon, El La cocina, pues, entraba con fuerza en el academicismo y se hacía fuerte en el mundo universitario. Si se cumplen los anuncios hechos hace más de dos años, durante veinte días al año se servirán cenas, siempre como una parte del trabajo que allí se realizará. No será un restaurante, no será un nuevo elBulli, como el de antes, pero sí será un espacio donde se comerá. Junto a esta versión, había muchas más. Siempre me he considerado parte del club del buen comer y beber pero más que desde una mesa, esperando con deleite la llegada de cada plato y botella para llenar la copa, desde la trastienda. libro de Ferrán Adrià y su Bulli, Fotos Costa Brava, El mercado y los platos recomendados para el día. en todo el mundo. De hecho este consenso crece aun más si se trata de designar el mejor cocinero del mundo actualmente: Ferrán Adrià. ha entrado de lleno en la madurez de los sabores puros, los alardes geniales y Mientras me iba acercando de curva en curva a la cala Montjoi por aquel camino pedregoso y polvoriento, no pude dejar de pensar que me estaban gastando una broma. Y aunque lo que sigue no constituye otro, sí fue definitorio en su carrera: encontrarse frente a frente con un exponente de la cocina francesa y escuchar de su boca una frase lacónica. En 2007, repetiría. De emular recetas, pasó a crearlas. El último servicio de la historia se dio aquella noche, rodeado de amigos, colegas cocineros, familia, un buen número de medios de comunicación y grandes comensales. Leche Obtener una mesa en el Bulli se De la recreación llevada a cabo desde que tomó el relevo a Vinay, pasó a incidir en la creatividad. En realidad debía ser una solución temporal, pero dado que desempeñamos el trabajo a satisfacción de Juli y de los señores Schilling, al final no se volvió a hablar de buscar a una persona nueva. dado que cambian en cada temporada. En 2008, también; un año en que vio la luz el libro A day at elBulli, una ampliación y revisión de Un día en Bulli. Un restaurante que para Francis Paniego ha sido «sin duda, lo mejor del mundo». Yo tengo ahora 48 años, mi formación académica en la escuela fue clásica y en mi casa tradicional. No en su nacimiento. Para él, elBulli fue un punto de inflexión: «Levantarte cada día para ir a trabajar a Cala Montjoi era una responsabilidad, en aquel momento era el mejor restaurante del mundo, yo tenía solo 23 años y para mí era demostrarme a mí mismo si estaba capacitado de estar colaborando con una casa de esa magnitud». Se cerraba elBulli para volverlo a abrir. «Era un cocinero brillante, que seguía los preceptos de la nouvelle cuisine, y con el que conocí un nuevo estilo de cocina». En los 2000 da comienzo la catalogación y el principio de lo que sería su «catálogo general». Se marchó el chef helvético y llegaron otros. sociales. Cualquier acción que no sea su bloqueo, o la solicitud expresa del servicio vinculado a la