Por sus aguas juraban los dioses. Datación 1520 - 1524. Mitología. Las ninfas ayudaron a Perseo y le proporcionaron una bolsa de piel de cabra para esconder la cabeza de Medusa , pues aunque le cortaran la cabeza a Medusa, seguiría petrificando a todos aquellos a los que la mirasen a los ojos. Río Estigia. El trabajo de Caronte. En la mitología griega, Estigia, Estix o Estige era una oceánide, hija de Océano y Tetis o, según Higino, hija de Érebo y Nix, justificando así su vinculación con el Hades y el … Descripción y clasificación. Forma de ingreso Colección Real. Ir a la web original. Materia Tabla. Por ella, Caronte con su barca cruzaba las almas al reino de los muertos tras el pago de una moneda, que era preciso colocar en la boca del fallecido. Técnica Óleo. Los ríos infernales convergían en su centro formando una gran ciénaga.Se creía que las almas de los difuntos podían cruzar el Estigia en una barca guiada a veces por Caronte.Llegados al inframundo, las almas recibían un premio o un castigo en función de la vida que habían llevado cuando vivos, de forma similar a lo establecido por la mitología del Antiguo Egipto. Esta laguna Estigia (la odiosa) y los ríos Aquerón (río del dolor), Cocito (río de las quejas), Piriflegethon (arroyo de fuego) y Leteo (río del olvido) separaban el mundo superior de los infiernos. La Estigia es sin duda el otro gran personaje de este cuadro, con ese color tan mediterráneo, con el bravo oleaje del primer término. Laguna del infierno que atravesaban las almas en la barca de Carón, tan pronto como la muerte las separaba del cuerpo. Cuando llego a Estigia, encontró la laguna, era un ambiente desolador, pues era la entrada al inframundo, el lugar hacía donde van todos aquellos que mueren. En la mitología griega cuando una persona moría se creía que su alma era transportada hasta orillas del río Éstige, también se le conoce como Laguna Estigia, las almas iban escoltadas a manos del Dios Griego Hemes. En la mitología griega, Caronte o Carón (en griego antiguo Χάρων Khárôn, ‘brillo intenso’) era el barquero de Hades, el encargado de guiar las sombras errantes de los difuntos recientes de un lado a otro del río Aqueronte si tenían un óbolo para pagar el viaje, razón por la cual en la Antigua Grecia los cadáveres se enterraban con una moneda bajo la lengua. De un lado vemos la laguna Estigia que según la mitología clásica era uno de los ríos infernales griegos, situado entre los Campos Elíseos y el Tártaro y constituía los dominios de Caronte. Según la tradición clásica, el barquero Caronte atravesaba en su barca la laguna Estigia con las almas de aquellos que accedían al Infierno. Mientras que para el recién llegado a la laguna es abrumador ver cómo se despliega la encrucijada entre el paraíso y del infierno, no podemos ni imaginarnos cómo debe sentirse Caronte en este su enésimo viaje.