Entre los arqueólogos contemporáneos, Samaria es un sitio arqueológico al que consensualmente aceptan pertenecer a la época bíblica de alrededor del año 850 a.C. Evidencia de ello se halla en la estela de Mesha, que presenta inscripciones en el alfabeto paleohebreo, registra la victoria del rey Mesha de Moab contra Omri de Israel y su hijo Ahab. Elaborada de acuerdo al esquema histórico basado en la Biblia, con las fechas dadas por Thiele. Esta página se editó por última vez el 20 nov 2020 a las 13:14. Dado que ambos son conocidos con el nombre de Reino de Israel y con el propósito de diferenciarlos, se lo denomina también Reino del Norte, en contraposición al Reino del Sur, al que también se conoce como Reino de Judá. Debido a que el Reino de Israel tuvo dos monarcas llamados Jeroboam, la opinión de académicos e historiadores respecto a cuál Jeroboam se refiere la inscripción del antiguo sello israelita no es del todo unánime; John Boardman y Zvi Yavetz lo ligan específicamente a Jeroboam II. Así, alrededor de 720 a.C., después de dos siglos, el reino del norte y las diez tribus que lo habitaban se perdieron para siempre.[21]​. Así fue como se dividieron las 12 tribus de Israel. El Reino de Israel (en hebreo: ממלכת יִשְׂרָאֵל, Mamlejet Isra'el) fue un reino del Cercano Oriente antiguo, cuya historia, según la Biblia, se divide en dos períodos: el primero de ellos, llamado Reino Unido, gobernado por Saúl, David y Salomón (1030-930 a. C.) y el segundo designa a la parte norte del anterior, (930-720 a. C.). A fin de descentralizar la importancia del Templo de Jerusalén, Jeroboam emplazó dos becerros de oro, uno en Betel y el otro en Dan. Poco después la tribu de Benjamín se unió a Judá. Israel: el reino dividido. Esta profecía de Amós se cumple: El Reino se había dividido en 930 aC entre Norte (Israel) y Sur (Judá). Como entidad territorial y política unificada, el reino unido de Israel existió desde aproximadamente 1030 a. C. hasta 928 a. C. El mismo implicó la unión de todos los territorios habitados por las doce tribus de Israel en un área que actualmente corresponde al moderno estado de Israel, los territorios palestinos y parte del reino de Jordania. Elaborada de acuerdo al esquema histórico basado en la Biblia, con las fechas dadas por Thiele.[13]​. Cada nación tenía su propio rey y su propio lugar central de adoración. El clima religioso del reino de Israel parece haber seguido dos tendencias principales. Por eso, la gente se rebeló y puso a reinar a Jeroboán sobre las 10 tribus. Las causas por las que el reino se dividió fueron las siguientes: La idolatría de Salomón: Dios le había advertido a Salomón dos veces sobre el adorar dioses ajenos (1° Reyes 11: 9), pero no obedeció (11:10). No fue por causa de factores externos, sino porque se olvidaron de Dios. Esas 10 tribus que constituían el Reino del Norte o Israel desaparecen y las dispersan por el Reino … Por eso hace dos becerros de oro y hace que la gente del reino de 10 tribus los adore. El rey Omri construyó su nueva capital en Samaria, que continuó siéndolo hasta la destrucción del reino del norte en manos de los asirios. Acab, por su parte, permitió la adoración de Baal y convirtió su culto en componente importante de la religión del Reino de Israel; su esposa Jezabel, devota con inclinaciones paganas, adoró a Baal. Jeroboam, que no era de la descendencia de David, fue enviado a Egipto por los descontentos. El reino de las otras 2 tribus se llamó reino de Judá, y fue leal a Rehoboam. veinte monarcas en nueve períodos dinásticos, https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Reino_de_Israel&oldid=131078979, Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0, 1003 a. C. a 966 a. C. Reinado de David, desde Jerusalén, sobre el reino unido de Israel, 928 a. C. Rebelión de las tribus del norte contra, 875 a. C. Acoso sirio; traslado de la capital de. También hay dificultades en el reino de las dos tribus. El Reino de Judá existió como estado independiente durante 344 años, es decir, hasta el año 586 a.C., cuando fue conquistado por el imperio neobabilónico. Después de la revuelta en Siquem al principio sólo la tribu de Judá permaneció fiel a la casa de David. No quería que la gente de su reino tuviera lazos religiosos con Jerusalén, la capital del rival Reino de Judá. Create your own unique website with customizable templates. El reino del norte siguió siendo llamado Reino de Israel, mientras que el reino del sur fue llamado Reino de Judá. Durante unos 200 años fueron gobernados por Jueces de Israel que aparecían como caudillos temporales para liberar al pueblo de sus enemigos vecinos. Por eso, Dios le dijo que le quitaría el reino, pero no durante toda su vida y que le dejaría una tribu a su hijo Roboam (11: 13). Roboam huyó a Jerusalén, y en el año 930 a. C. (a veces datado 920 a. C.), Jeroboam fue proclamado rey sobre todo Israel en Siquem. Las ciudades principales del Reino del Norte fueron: Siquem, Tirsa y Samaria. El territorio que daría lugar al Reino de Israel fue compuesto a partir de aquellos asignados a las tribus de Zabulón, Isacar, Aser, Neftalí, Dan, Manasés, Efraín, Rubén, Simeón y Gad, todos ellos descendientes de Jacob. Luego de 210 años de existencia, el Reino del Norte fue conquistado y destruido por el Imperio asirio. Según el relato bíblico de I Reyes 12:26–30, luego de haber sido establecido el norteño Reino de Israel, Jeroboam I consideró las prácticas sacrificiales de los israelitas: su inquietud era que los sacrificios se realizaban en Jerusalén, ciudad que en ese entonces formaba parte del sureño Reino de Judá, cosa que podría causar que los súbditos de Jeroboam se alineasen con su rival, el sureño rey Roboam. Su capital terminaría siendo Samaria, durante el reinado de Omri. Y en 722 aC Asiria invade a Israel y se lleva a la mayoría de la gente, dejando un pequeño resto en el Norte. Rehoboam hizo caso a sus amigos y fue cruel. Tras la muerte del rey Salomón, hijo de David, Israel se dividió en dos reinos: Israel en el norte y Judá en el sur. La rebelión contra Roboam surgió después de que él se negara a aligerar la carga de los impuestos y servicios que su padre había impuesto a sus súbditos. [6]​, Hay restos de, alguna vez, grandes ciudades en Megido, Jasor y Gézer, con evidencias arqueológicas mostrando que sufrieron una violenta destrucción. [7]​ Esta destrucción antes atribuida a las campañas de Sheshonq I en el siglo X aC, ciudades entonces atribuidas a David y Salomón como prueba del relato de la Biblia acerca de ellas,[8]​ pero los estratos de destrucción desde entonces han sido refechados a la campaña, de fines del siglo IX a. C., de Hazael y las ciudades a los tiempos de los reyes omrida. Durante centurias, El había sido el dios canáneo por excelencia, siendo además el principal dios de los nómadas. Los dos becerros de oro pudieron haber sido sustitutos de los querubines del Arca de la Alianza. [19]​ Lawrence J. Mykytiuk, por otra parte, supone que el nombre Jeroboam en la inscripción del antiguo sello puede referirse a Jeroboam I. [20]​, Siquem fue la primera capital del norteño Reino de Israel, que comprendía ahora solo Samaria y Galilea. En vez de esto, la evidencia muestra que en el tiempo de Salomón, el reino norte de Israel tenía una existencia insignificante, muy pobre para tener capacidad de pagar a un gran ejército y con muy poca burocracia para poder administrar un reino, y menos un imperio;[1]​ solamente surgió posteriormente, cerca del inicio del siglo IX a. C., en el tiempo de Omrí. Durante el asedio de tres años de Samaria por los asirios, Salmanasar V murió y fue sucedido por Sargón II de Asiria. 782 a. C. a 753 a. C. Reinado de Jeroboam II, considerado el más importante de los reyes de Israel (reino del Norte). La actitud de Roboam: el pueblo estuvo impaciente por causa de los impuestos de Salomón, pero Roboam, en vez de aligerar los impuestos, fue de mayor rigor en este sentido, ya que siguió el consejo de sus amigos jóvenes y no el de los ancianos (1° Reyes 12: 14), Celos entre las tribus: principalmente fue el conflicto entre las tribus de Judá y de Efraín en el norte, si se tiene en cuenta que Josué era efrainita, Saúl era de Benjamín y David era de la tribu de Judá. Pronto el país se llena de delito y violencia. [11]​ La Biblia desenterrada concluye que los escritores de la Biblia deliberadamente inventaron el imperio, el poder y la riqueza de Saul, David y Salomón, apropiándose de las hazañas y éxitos de los Omridas, de manera que pudieran denigrar a los omridas y oscurecer sus realizaciones, ya que estos reyes sostenían un punto de vista religioso que era anatema para los autores de la Biblia.[12]​. Como Todopoderoso, el dios semítico El fue luego denominado en plural en idioma hebreo: Elohim ("dioses" o acaso una variante del genitivo hebreo El ha-Elim, es decir, "El dios de los dioses" [El dios supremo]). Se registra en la Biblia que Jeroboam construyó dos lugares de culto, uno en Betel y otro en el extremo norte de Dan, para ser una alternativa al Templo de Jerusalén. Su vida estaba regida por la ley mosaica. Las referencias bíblicas del libro del Éxodo indican que los hebreos llegaron procedentes del Antiguo Egipto a través del desierto hasta Canaán y la conquistaron. ​ Jerusalén estaba en el reino de Rehoboam. Posteriormente, la capital del Reino de Israel fue Tirsa. Finalmente, con la entronización de Saúl quedaría el país constituido como reino. Alrededor del año 930 a. C., después de la muerte del rey Salomón y a excepción de Judá y Benjamín, diez tribus de Israel (llamadas las diez tribus del norte) se negaron a aceptar a Roboam, el hijo y sucesor de Salomón, como su rey. La idolatría de Salomón: Dios le había advertido a Salomón dos veces sobre el adorar dioses ajenos (1° Reyes 11: 9), pero no obedeció (11:10). [8]​, La Estela de Tel Dan, la Estela de Mesha, el Obelisco Negro de Salmanasar, y evidencias directas de excavaciones, juntas muestran un cuadro de los reyes omridas rigiendo un imperio rico, poderoso y cosmopolita, extendiéndose desde Damasco hasta Moab,[9]​ y erigiendo unas de las más grandes y más bellas construcciones de Israel de la Edad de Hierro;[10]​ en contraste, la Biblia solo observa que los omridas 'se casaban con mujeres extranjeras' (presumiblemente para hacer alianzas) y conservar la religión Cananita, ambas cosas que considera como malvadas. Ese reino de 10 tribus se llamó reino de Israel. Las dos naciones vacilaron entre luchar unos con otros y trabajar juntos. La tribu de Efraín, y todo Israel levantó el grito de edad, "Cada uno a sus tiendas, oh Israel". Poseía funciones éticas y sociales; era tolerante y benigno y recibía, entre otros, los títulos de «Padre de los Dioses», «Rey», «Padre de los Hombres», «Creador de las Criaturas», «Toro», «Amable» y «Misericordioso». Erigió además becerros de oro a la entrada de los templos para representar lo que él propulsó en términos del Reino de Israel. Según el relato bíblico, los hebreos constituyen los descendientes de un grupo étnico monoteísta descendiente de los patriarcas posdiluvianos Abraham, Isaac y Jacob. 732 a. C. El reino de Israel cae en manos asirias. Según el libro La Biblia desenterrada del director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv , Israel Finkelstein y el arqueólogo estadunidense Neil Asher Silberman, las partes del libro de los Reyes que describen a Saúl, David y Salomón como gobernantes sucesivos de un poderoso y cosmopolita reino, en comparación con las evidencias arqueológicas modernas es demostración de una piadosa ficción. Por eso, Dios le dijo que le quitaría el reino, pero no durante toda su vida y que le dejaría una tribu a su hijo Roboam (11: 13). Estos actos fueron conocidos como el "camino de Jeroboam" o los "errores de Jeroboam". Durante los años previos a la época de los jueces, Dios le había advertido primero a Moisés y luego a Josué que el pecado los conduciría a la destrucción. [22]​ También es posible que los dos becerros de oro emplazados por Jeroboam en el Reino de Israel hayan sido inspirados por el toro que representaba al dios El (con el que, en su forma plural, se relaciona el dios de los hebreos). Los reyes de Israel en tiempos de la monarquía unida fueron Saúl, David y Salomón. La primera, la de YHWH, y el segundo el culto de Baal como se detalla en la Biblia hebrea, y en el llamado "ciclo de Baal" descubierto en Ugarit. Pero más allá de sus diversos títulos, El era el nombre especial de un dios sumamente particular y que era persistentemente distinguido de otros dioses como "el dios" (es decir, lo que en un sentido monoteísta sería Dios).[23]​. Jeroboán no quiere que su pueblo vaya a Jerusalén a adorar en el templo de Jehová. [2]​, Hay pocos datos para sugerir que Jerusalén, descrita en la Biblia como la capital de David, durante el tiempo de David y Salomón fuera poco más que una aldea[3]​ y, en verdad, Judá permanecía como poco más que una región rural dispersamente poblada, hasta el siglo VII a. C.;[4]​[5]​ aunque la Estela de Tel Dan podría interpretarse como sugiriendo que un gobernante 'David' alguna vez existió (una interpretación/traducción que es controvertida), dice poco acerca de él, ni siquiera donde estaba su territorio.