(La mitad de los adultos mayores que viven solos y el 23% de los que viven en hogares con dos personas no pueden pagar las necesidades básicas). En la mayoría de las comunidades, los adultos deben tener 55 años o más para vivir allí. Se cuidan y administran sus hogares por sí mismos. Para los que viven solos Muchos creen que para los adultos mayores que viven solos es más fácil soportar el confinamiento porque están acostumbrados a la soledad, pero esto no es del todo cierto. Aunque no necesariamente sea así, en general de esta manera es vivido. No tienen problemas para vivir solos. Lo viven como un destrato, como que para sus seres queridos no son importante sus opiniones ni sus proyectos. El adulto mayor con frecuencia siente que su vida ha perdido sentido. A pesar de que haya personas que no viven con sus familias, están acostumbradas a otro tipo de interacción social con vecinos, en la iglesia o amigos. Se pueden atribuir muchas razones por las que una persona adulta mayor pueda sentirse sola, una de ellas es cuando lo hijos se van del hogar para conformar nuevas familias y las visitas se vuelven esporádicas; otra es por viudez, ante la partida de la pareja de toda la vida; y otra, más lamentable, todavía, es por abandono de la propia familia. Los residentes son completamente independientes. Esta opción permite que los adultos mayores activos y capaces puedan vivir solos, pero cerca de otros.